Miles de mujeres de Arabia Saudí se sacarán por primera vez sus permisos de conducir este mes. Se trata de una historia que ha acaparado titulares en todo el mundo.

Aunque no hay duda de que este hecho es un hito importante, para aquellos más familiarizados con la Arabia Saudí moderna, es solo uno de los muchos desarrollos clave emocionantes que están transformando la sociedad del país.

Arabia Saudí está alejando su economía de la dependencia de las industrias tradicionales basadas en hidrocarburos, y permitir que las mujeres se vuelvan participantes activas en el desarrollo del país es un importante catalizador de ese cambio. Los límites empresariales tradicionales están cambiando en consonancia con la creencia de que una actitud más inclusiva beneficiará al progreso económico general.

Hay una cuestión central en Vision 2030: fortalecer la contribución de las mujeres a la sociedad y a la economía. Esto casa con la estrategia nacional de desarrollo del país, que establece:

Las mujeres saudíes son muy valiosas. Más del 50 % de nuestros graduados universitarios son mujeres y continuaremos desarrollando sus talentos, invirtiendo en sus capacidades de producción, dándoles la posibilidad de consolidar su futuro y de contribuir al desarrollo de nuestra sociedad y economía”.

Contribución económica creciente

Hasta hace poco, los progresos logrados con respecto a los roles de las mujeres en la vida cultural y social no se reflejaban en su contribución económica al desarrollo del país. Eso también está cambiando: las mujeres saudíes están contribuyendo de forma creciente a la economía del país.

El sector público sigue siendo el mayor empleador femenino, aunque las mujeres representan el 30 % del total de la fuerza de trabajo saudí en el sector privado frente al 12 % en 2011. Dos de los principales empleadores de mujeres, el comercio minorista y la hostelería, también han sido el foco de importantes campañas gubernamentales de saudización y feminización dirigidas a animar a más mujeres a que se incorporen al mercado laboral.

Las mujeres no son las únicas que se beneficiarán de esta transformación. Permitir que las mujeres conduzcan tiene una gran repercusión global en la economía de Arabia Saudí. Algunas estimaciones cifran el valor de la repercusión económica en 90 000 millones USD en 2030.

Ciertamente, tendrá un impacto directo en el sector de la automoción. Se espera que el número de conductores en las carreteras de Arabia Saudí casi se duplique, acompañado de una mayor demanda de productos y servicios auxiliares.

HassaHassan M Jameeln M. Jameel, vicepresidente y presidente Adjunto de Abdul Latif Jameel Saudi Arabia comentó: “Dentro de nuestro propio negocio, se han dado pasos positivos para hacer que las salas de exposición de Toyota sean aún más acogedoras para las mujeres, y para asegurar que nuestras estrategias de venta, marketing y servicio al cliente consideren tanto las actitudes y expectativas masculinas como las femeninas. Esto implica un despliegue de casi 100 contrataciones de personal femenino en atención al cliente, las cuales se han sometido a programas de formación de entre 3 y 4 meses. Abdul Latif Jameel Motors también inició un plan para proporcionar más de 500 automóviles a la mayoría de autoescuelas, ayudándolas así a responder al esperado aumento de mujeres que desean aprender a conducir”.

Muchos otros negocios dentro de la diversidad de empresas de Arabia Saudí también han invertido tiempo y recursos para ayudar al gobierno a lograr sus ambiciones en torno a la contribución de las mujeres, en línea con sus ambiciones más amplias para el desarrollo económico del país.

De camino hacia un futuro más brillante

Arabia Saudí ya ha recorrido un largo camino para mejorar la inversión y obtener un buen clima para hacer negocios. Tenemos un entorno fiscal competitivo: nuestra tasa de impuestos fiscales y el IVA se consideran entre los más bajos del mundo. En la mayoría de sectores, los inversores pueden poseer el 100 % de sus negocios y se les garantiza la repatriación total del capital, ganancias y dividendos.

Más de la mitad de los 32 millones de habitantes de Arabia Saudí tiene menos de 25 años, lo que crea un fuerte mercado de consumidores impulsado por un poder adquisitivo relativamente alto. Además, el país disfruta de una posición geográfica privilegiada al hallarse en el centro de tres continentes: Europa, Asia y África, con más del 30 % del comercio mundial que pasa por el Mar Rojo. Arabia Saudí también está asentando las bases para que los inversores lleguen a un mercado aún mayor, de aproximadamente 1500 millones de consumidores en uno de los mercados de mayor crecimiento del mundo.

Este es el camino hacia la modernización, la liberalización y el progreso en el que millones de mujeres se están uniendo, lo que ayuda a dirigir a Arabia Saudí hacia un futuro brillante y próspero.