Por primera vez, Arabia Saudí celebra su inclusión en los 40 principales países enumerados en el Índice de países más atractivos para la inversión en energías renovables de EY (Renewable Energy Country Attractiveness Index, RECAI). Las clasificaciones contemplan una serie de factores, entre los que se incluyen la estabilidad económica y política, el clima de inversión, el acceso al mercado de la energía, los recursos naturales, las infraestructuras y la disponibilidad financiera.



También reflejan un reconocimiento mundial de la amenaza del cambio climático y la necesidad de avanzar hacia una combinación energética más limpia. Esa necesidad se volvió a enfatizar en un informe de diciembre de 2018 del Banco Mundial, acerca de indicadores de políticas sobre energía sostenible(Regulatory Indicators for Sustainable Energy, RISE): Asuntos de política de 2018, lo que confirmó un profundo cambio en la perspectiva mundial hacia las energías renovables.

«Desde 2010, el número de países que están adoptantando marcos de políticas avanzadas en apoyo de la energía sostenible se ha más que triplicado (de 17 a 59). A pesar de las variaciones en el rendimiento por región y grupo de ingresos, se viven grandes progresos en cada región y en cada grupo de ingresos».

Al asegurar su posición en la apreciada y acreditada lista RISE, Arabia Saudí está logrando tanto un reconocimiento público como un reconocimiento de los avances que está realizando en línea con los objetivos de energía renovable establecidos en Visión 2030, su estrategia de desarrollo nacional. También está haciendo una contribución significativa al Objetivo 7 de desarrollo sostenible de las Naciones Unidas: garantizar el acceso a una energía asequible, fiable, sostenible y moderna para todos. Diecisiete objetivos de desarrollo sostenible conforman la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, que fue adoptada en su totalidad por todos los Estados miembros de la ONU en 2015.

Una nueva visión para una combinación energética más limpia

Con sus compromisos a largo plazo con la energía renovable, Arabia Saudí va clara y públicamente de camino hacia un futuro más limpio. Sus objetivos incluyen 3 GW de electricidad a partir de energía eólica y solar para 2020, con un aumento a 9,5 GW de electricidad a partir de fuentes renovables para 2023 y 60 GW para 2030 . Se estima que el Gobierno de Arabia Saudí invertirá hasta 50 mil millones de USD en 60 proyectos para alcanzar sus ambiciones para el 2023 . Además, en Visión 2030, Arabia Saudí promete revisar el marco legal y normativo que permite al sector privado comprar e invertir en el sector de la energía renovable . La apertura de sus mercados de energía renovable a la inversión extranjera directa se considera un paso clave en los esfuerzos continuos del país para lograr la diversificación económica.

Sin embargo, antes de que se pueda trazar un camino hacia el futuro, es crucial comprender la combinación energética y el uso actuales de Arabia Saudí. Según el análisis oficial, la industria, los edificios y el transporte representan el 92 % del consumo energético actual del país . Solo los edificios utilizan aproximadamente las tres cuartas partes de la producción eléctrica de Arabia Saudí, con el 65 % de esa cantidad (48,75 % de la producción total de electricidad), necesaria simplemente para satisfacer la demanda de aire acondicionado.

Con una población creciente, joven y experta en tecnología que avanza cada vez más hacia la urbanización, parece que la demanda de electricidad en Arabia Saudí seguirá aumentando. El desafío, por lo tanto, es encontrar formas más limpias, más saludables y más sostenibles para suministrar la energía requerida a medida que el desarrollo económico del país continúa acelerándose.

«Somos parte de este mundo y vivimos los problemas y los desafíos a los que se enfrenta. Todos compartimos esta responsabilidad y contribuiremos, si Dios quiere, activamente al desarrollo de soluciones para muchas de las cuestiones urgentes del mundo, incluidos los asuntos relacionados con el medio ambiente y el desarrollo sostenible. A este respecto, continuaremos trabajando con organizaciones internacionales, instituciones y socios».
Custodio de las Dos Mezquitas Sagradas, el rey Salman bin Abdulaziz

Como parte de este compromiso, desde los estratos más altos del liderazgo de Arabia Saudí, en 2016 el país estableció la Oficina de Desarrollo de Proyectos de Energía Renovable (Renewable Energy Project Development Office, REPDO) en el Ministerio de Energía, Industria y Recursos Minerales (MEIM). Otro pilar clave de la estrategia de energía renovable de Arabia Saudí es el Programa Nacional de Energía Renovable (National Renewable Energy Program, NREP). Se estableció para alentar a las empresas locales e internacionales a participar en los proyectos de energía renovable del país. Todos los proyectos NREP gozan de una autonomía financiera del 100 %. Además, toda la energía producida se basa en un modelo de «productor independiente de energía», en el marco de contratos de compra de 25 años para proyectos de energía solar y 20 años para proyectos de energía eólica .

REPDO tan solo tiene la función de maximizar el potencial de la energía renovable en Arabia Saudí y cumplir los objetivos establecidos por el NREP. Entre ellos se incluye un aumento significativo del porcentaje de energía renovable en la combinación energética del país mediante:

  • El impulso de las asociaciones público-privadas a través de las mejores prácticas de licitación y el desarrollo previo
  • La política de orientación para crear un centro tecnológico mundialmente competitivo y local
  • La contribución a la transición energética del Reino y los compromisos ambientales

Arabia Saudí: un hogar acogedor para la inversión extranjera directa en energía renovable

En febrero de 2018, Arabia Saudí adjudicó su primer proyecto de energía solar bajo el NREP. En noviembre de 2018, se inició la construcción de la planta de energía solar fotovoltaica Sakaka de 300 MW en la región de Al Jouf, en el norte de Arabia Saudí. Se espera crear más de 400 oportunidades de trabajo.

Su Excelencia Khalid Al Falih, ministro de Energía, Industria y Recursos Minerales, dijo:

«Cuando el año pasado se presentó el Programa Nacional de Energía Renovable, nos fijamos la meta de convertirlo en uno de los programas de inversión en energía renovable del Gobierno más atractivos y mejor ejecutados del mundo. Después de un proceso de licitación competitivo y transparente, en el que recibimos dos pujas que batieron récords mundiales, podemos decir con seguridad que andamos por el buen camino para hacer realidad nuestro objetivo, y esperamos con ilusión entrar en la próxima etapa de nuestro Programa Nacional de Energía Renovable» .

A esto le siguió, cinco meses más tarde, REPDO, que acogió la ceremonia de apertura de las pujas para Dumat Al Jandal, un proyecto de energía eólica de 500 millones de USD y 400 MW, y el primer parque eólico a gran escala de Arabia Saudí. Al igual que la planta solar de Sakaka, el parque eólico Dumat Al Jandal se ubicará en Al Jouf. Se espera que suministre electricidad limpia a 70 000 hogares, con REPDO recibiendo pujas «de entre 21,30 USD/MWh y 33,86 USD/MWh» para el proyecto.

«El desarrollo de una industria de energía eólica en Arabia Saudí es un componente importante de nuestra estrategia de diversificación industrial más amplia», dijo Su Excelencia Khalid Al Falih .

Sin embargo, estos proyectos, aunque alentadores, siguen siendo extraordinariamente pequeños en comparación con el proyecto más ambicioso de Arabia Saudí: una planta solar de 200 GW que algunos estiman que costará 200 mil millones de USD; casi el triple de la capacidad de generación eléctrica de Arabia Saudí; y 100 veces más grande que cualquier otro proyecto fotovoltaico planificado en cualquier parte del mundo, superando con creces las plantas de 2 GW de Australia y Grecia.

De llevarse a cabo, solo la planta saudí produciría un 33 % más de energía que la totalidad de la industria fotovoltaica global gestionada en 2017. La primera fase del proyecto, un desarrollo de 7,2 GW, será financiada en parte por el Fondo de Visión de Softbank, que proporcionará mil millones de dólares estadounidenses del total de 5 mil millones de USD requeridos . Hablando en una sesión informativa en Nueva York después de firmar un memorando de entendimiento (MdE) con el príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohammed bin Salmán bin Abdulaziz, el fundador de SoftBank, Masayoshi Son, sugirió que el proyecto podría crear hasta 100 000 empleos.

Abriendo paso a un futuro brillante en todo Oriente Medio

Arabia Saudí está lejos de ser el único país que está haciendo progresos considerables mediante políticas de energía limpia específicas y concertadas. En abril de 2016, los estados de CCEAG se comprometieron a inyectar 100 mil millones de USD en proyectos de energía renovable durante los próximos 20 años . Mientras tanto, un informe de Siemens Middle East predice que el porcentaje de energía renovable en la región se triplicará para 2035.

«Un cambio a la energía renovable no solo reducirá el coste de la producción de energía y las emisiones de carbono, sino que también liberará más petróleo para las exportaciones», afirma M.R. Raghu, director general de Marmore MENA Intelligence.

En Omán, el Gobierno. se ha comprometido con el objetivo de asegurar que el 10 por ciento de su electricidad provendrá de fuentes renovables para el año 2025. La ambición se estableció en el Programa Nacional para Mejorar la Diversificación Económica (Tanfeedh), con su primer proyecto de energía independiente fotovoltaica (independent power project, IPP) a gran escala, que comenzará a operar en 2020.

En septiembre de 2018, Oman Power and Water Procurement Company (OPWP) emitió su último comunicado por un periodo de siete años. En él se detalla cómo OPWP planea adquirir 2650 MW en proyectos de energía renovable para que estén operativos dentro de este periodo de siete años (2018-2024) . Se desarrollarán seis nuevos proyectos, tres solares y tres eólicos, para cumplir con este objetivo. Ibri, Manah y Adam serán las ubicaciones para los proyectos de energía solar fotovoltaica, mientras que Dhofar (dos) y Duqm albergarán los proyectos eólicos.



Ya ha comenzado la construcción de una de las plantas eólicas de Dhofar, y, en diciembre de 2018, Masdar anunció que había instalado la primera de 13 turbinas con las que contará la instalación de 50 MW. Se espera que el parque eólico proporcione energía limpia a 16 000 hogares de Omán y podría estar operativo en el tercer trimestre de 2019.

 

Por otro lado, Petroleum Development Oman (PDO) ha anunciado dos instalaciones de energía solar fotovoltaica: una planta de 100 MW en Amin diseñada, financiada, construida y operada por el consorcio de Marubeni, y una instalación solar de 1000 MW en Amal . En las instalaciones de Amin, PDO comprará electricidad para sus operaciones interiores por una de las tarifas más bajas del mundo , un hecho aclamado por la DOP como prueba de la capacidad de Omán para impulsar una importante inversión fotovoltaica en los próximos años. Se instalarán más de 335 000 paneles solares fotovoltaicos en el terreno de cuatro kilómetros cuadrados, proporcionando energía limpia para aproximadamente 15 000 hogares.

Avances sin precedentes en los Emiratos Árabes Unidos

La planificación a largo plazo también es una estrategia clave en los Emiratos Árabes Unidos, que, en enero de 2017, presentaron una estrategia energética con vistas a los próximos 30 años que tiene como objetivo aumentar la contribución de la energía limpia en la combinación energética total al 50 por ciento, de modo que se ahorrarían 700 mil millones de AED para 2050.

Hablando en la presentación del Plan energético de los EAU para el año 2050, que también tiene como objetivo reducir el consumo de energía residencial un 40 por ciento, Su Alteza el Jeque Mohammed bin Rashid Al Maktoum dijo: «Quien no piensa en la energía no está pensando en el futuro ».


En Dubái, las ambiciones hacia la energía limpia van incluso más allá. Su propósito es llegar a ser «la ciudad más verde del mundo» y aspira a que el 75 por ciento de su producción de energía provenga de fuentes de energía limpia para 2030.

De hecho, a través de la Estrategia de Energía Limpia de Dubái 2050 y el establecimiento del Fondo Verde de Dubái por un valor de 27,2 mil millones de USD, que otorga préstamos a bajo interés para inversores en el sector de energía limpia, Dubái se está convirtiendo rápidamente en uno de los principales lugares para el progreso de la energía renovable. Desde los pequeños detalles, como los planes para que cada tejado de la ciudad esté equipado con un panel solar para el año 2030, hasta las grandes ambiciones del Parque Solar Mohammed bin Rashid Al Maktoum, que ocupará 214 kilómetros cuadrados y albergará la torre solar más alta del mundo (260 metros) cuando se finalice en 2030, Dubái parece estar implementando una reforma comprometida e íntegra de su combinación energética.

El Parque Solar Mohammed bin Rashid Maktoum es un desarrollo particularmente llamativo. Actualmente en la fase III de su construcción, el impacto final de este esfuerzo sin precedentes hará que suministre energía a 160 000 hogares y compensará 1,4 millones de toneladas de emisiones de CO2 para el año 2020. Sin embargo, estas cifras están empequeñecidas frente a su resultado final. La capacidad final de la planta de 5000 MW compensará 6,5 millones de toneladas de emisiones de CO2 y generará suficiente energía para suministrar a 800 000 hogares. En octubre de 2018, la fase III de la construcción fue reconocida en los Asian Power Awards en Yakarta, donde fue nombrada Proyecto Solar del Año 2018.



En junio de 2016, su tercera fase logró una puja entonces récord de 0,0299 USD/kWh, casi la mitad de la puja ganadora para la segunda fase de 200 MW de la planta, que a 0,0584 USD/kWh, fue en ese momento un récord mundial . Por otro lado, la cuarta fase del desarrollo logró el coste normalizado de electricidad más bajo del mundo, a 0,073 USD/kWh centavos por kilovatio-hora.


Sin embargo, estas iniciativas no se limitan simplemente a Dubái. En Abu Dabi, el desarrollo de Masdar City está combinando nuevas formas de administrar el suministro de agua, la eficiencia energética y la reducción de residuos para crear una de las comunidades urbanas más sostenibles del mundo y un «impacto ecológico para el desarrollo sostenible de las ciudades ».

Más de 450 compañías ya operan desde Masdar City y 50 000 personas vivirán allí cuando esté finalizada. Sus edificios están diseñados para reducir el consumo de energía y agua en al menos un 40 % . A modo de indicación previa de su progreso y posible impacto, Masdar City ya ha atraído la sede central de la Agencia Internacional de las Energías Renovables (IRENA) ubicada en un complejo de 32 000 metros cuadrados que es la primera estructura de las 4 Perlas de los EAU bajo el Pearl Building Rating System de Estidama. Consume un 64 % menos de energía que los edificios de oficinas típicos en Abu Dabi.

Avances continuos en la región MENAT

Quedan otras indicaciones importantes del progreso de la energía renovable en la región más amplia de MENAT. Marruecos (12.º), Turquía (18.º), y Jordania (29.º) están bien ubicados en el Índice RECAI.

Además, Egipto fue nombrado 15.º en el Índice RECAI de EY, cinco puestos más arriba que el 20.º en el listado anterior. Fue especialmente elogiado por parte de EY por la forma en que su Ministerio de Electricidad y Energía Renovable está «avanzando hacia la implementación de la energía eólica a lo grande, con planes para esquemas eólicos de hasta 1,8 GW y una capacidad total prevista que aumente en 3,3 GW para el año 2027 ».

Al igual que los EAU, Egipto está apuntando a cambios importantes en su combinación energética: para el año 2022, el Gobierno egipcio pretende que el 20 % de la energía del país esté generada por energías renovables, y que aumente hasta un 42 % para el 2032 . Ya ha instalado 3,7 GW de capacidad de energías renovables, dividida aproximadamente en tres cuartas partes de hidroelectricidad y una cuarta parte de energía solar y eólica.


Adnan Z. Amin, director general de la Agencia Internacional de Energía Renovable, considera que el país podría lograr un progreso aún mayor. Afirmó: «Al adoptar las políticas correctas ahora y siendo realistas, Egipto podría extraer el 53 % de su electricidad de fuentes renovables para 2030 ». Seguir este camino podría ahorrar a Egipto hasta 900 millones de USD en costes totales de energía por año para 2030.

Por otro lado, en Baréin, se han identificado siete iniciativas clave para ayudar al país a alcanzar su objetivo de energía renovable del 5 % para 2025 y del 10 % para 2035, según reveló el ministro de Asuntos de Electricidad y Agua del país, el Dr. Abdulhussain Mirza, en un discurso de apertura en el Foro Solar Utilities Network (SUN) en febrero de 2018.


A través de los esfuerzos conjuntos de Fotowatio Renewable Ventures (FRV) y Almar Water Solutions, Abdul Latif Jameel Energy es uno de los principales desarrolladores de tecnología e instalaciones de energía limpia de Oriente Medio. Su experiencia se extiende hasta América Latina y Australia, y seguimos comprometiéndonos en construir un futuro más brillante, más limpio, más saludable y más próspero para todos los ciudadanos de Oriente Medio y más allá.

Daniel Sagi-Vela, CEO de FRV, dijo: «Durante más de seis décadas, Abdul Latif Jameel ha tratado de cumplir con su incansable compromiso por obtener la excelencia en todo lo que hace. Esa misma filosofía impulsa todo lo que hacemos en Abdul Latif Jameel Energy, un hecho que se refleja en nuestro alcance global que ahora se está expandiendo más que nunca y en nuestra cartera de proyectos que está aumentando a niveles sin precedentes. «A medida que los países del CCEAG y más allá trabajen juntos para aprovechar los excelentes recursos naturales de nuestra región, nos enorgulleceremos de estar presentes en cada paso».